domingo, 21 de septiembre de 2008

LAS HUELLAS de Francisco Pino

LAS HUELLAS

¿Habrá algo más hermoso que quedarse sin huellas?
Sólo el pájaro sabe de esta gracia
y el horizonte aquel que de la luz se arranca
sin dolor, con un leve marcharse ajeno al tiempo,

al calendario triste que siempre deja huella.
Andar, andar, andar esperando que un día
la tierra no nos sienta; querer la lejanía
donde el hombre se evade de los ojos.

¿Así será la muerte? Si es así será dulce.
Diluirse en el aire, ser el después sin rastro
de una nube. Y andando seguir y ver la tierra,
al fin sin nuestras huellas, con nuestros propios ojos.
:
_________
Francisco Pino (Valladolid, 1910-2002)
_________De Cuaderno salvaje (Hiperión, Madrid, 1983)
_________En Siempre y nunca (Cátedra, Madrid, 2002)
:



Portada del número 61 (nov-dic, 2006) de la revista "Adiós"



3 comentarios:

Julio Obeso González dijo...

Hola Javier:
Me parece excelente la iniciativa. Ojalá que llegue a muchos esta onda que ahora inicias. Con tu permiso referenciaré esta página en mi blog. Un abrazo fuerte.
Julio

Javier Gil Martín dijo...

Claro, Julio, encantado de que lo pongas en tu blog y de que te haya gustado la iniciativa. Ya tengo bastante material sobre el tema así que...

Por cierto, en breve te mando ejemplares del número con tu poema...

un abrazo fuerte.

Viktor Gómez dijo...

Razón de pensar sin alivio y sin pena, de despeñar el peso que sobrepasa el día. Razón de leer y estar antes y después, en la hora que explica algunas cosas sin apellido, algunos lugares sin nombre ni techo.
La razón medio cuerda, que escapa por la sinrazón, lectura que nos lee y se demora en un silencio tan saludable pero inquietante.

Amigo, tu selección de poemas son la vida que se deviene en mañana y el mañana que nos visita por la retaguardia de su existencia, doble filo que corta y con inevitable suerte ha de darnos la última punzada.

Seguiremos este hilo, hilaremos y deshilaremos como la esposa de Odiseo, para retrasar nupcias con la parca, para retrasar el adios.

De un octubre abajado en aguas.

Tu Viktor